martes, 1 de enero de 2013

Donde duermo

La brisa de la mañana
me trae olor a hierba
de ese campo donde duermo
rodeada de jazmines

Que velan mis sueños

Los abrazos de esa hierba
me recrean de añoranzas
de otros abrazos que espero

La hierba se vuelve heno
para darme su calor
y ese aroma natural
huele a Amor

Los pájaros han hecho ya
sonar el despertador

Nada tengo, nada quiero.
Nada espero, nada necesito.
Solo Paz y Mimo.

Disfruto andando el camino
y aún tropezando en las piedras
sonrio por tropezar
porque el caso es andar.

Recuerdo mis caminatas
sin moverme del lugar

Dame tu mano,
ayúdame a alzarme
y si en mi camino
has de acompañarme
sea bienvenida la compañía
que reune en este cruce
tu vida, y la mía.

3 comentarios:

António Eduardo Lico dijo...

Bella poesia.

Patricia Gandaria dijo...

Ya sabes cuánto me gusta lo que dices.
Te he dejado un premio, pasa a buscarlo por mi blog www.patgandaria.blogspot.com cuando quieras

Mª José Loureda dijo...

Por supuesto Patita que me pasaré a buscar mi regalo de Reyes, jajajaj
Gracias por tu cariño, que sabes que es mutuo y biquiños para ti