sábado, 29 de mayo de 2010

No lo se

Me he mudado a vivir
Al pueblo de No lo Se
Ya había estado allí
Pero ahora me quedaré

Hay un hermoso paisaje
De dudas y de preguntas
Los árboles no dejan ver
Los bosques llenos de brumas

Ya me compre una linterna
Que aporte Luz a la Luna

Cada amanecer escruto
Las Dudas del día anterior
Unas veces las despejo
Y otras extraigo el factor

Común para aprender luego

En el bosque de enseñanzas
Miro cada día las plantas
Que han crecido cada noche

Me sorprende lo frondoso
Y creo que eso se debe
A que ya nadie recoge
Lo que brotó con esmero

Al lago de las preguntas
A punto de desbordarse
Miro con desconfianza
Y no acabo de adaptarme

Parece un lugar de trampas
Y hay peligro en adentrarse

Los vecinos, son sociables
Siempre que no les preguntes
Y siempre que no les hables

Cada uno en su refugio
No comparte información
Viven con sus propias dudas
Y en su propia sinrazón

No se admiten abrazos
No se aceptan saludos
No se encienden las luces
No se escuchan las risas

Cada casa rodeada
De inexpugnable malicia
Los miedos de cada noche
Van creciendo cada día

Aún así, me siento cómoda
Escondida en mi alegría
Para que nadie me encuentre

El campo de hostilidades
Está siempre abierto a todos
Y se organizan Romerías
A las que, para comer

Tapas de fruncido ceño
Tortillas de incertidumbre
E ira bien empanada
Se deben siempre llevar

O no te dejan entrar

Estoy aprendiendo mucho
Y me duele el corazón
De respirar ambición

Y cuando llueven reproches
Y el sol insulta con rabia
Tengo claro donde vivo
Y de donde no me iré

Dentro siempre de mis dudas
El pueblo de No lo Se
Es donde, mientras yo exista
Seguro me quedaré

2 comentarios:

hineni1708 dijo...

¿Qué motiva al corazón a elegir un pueblo como ese para vivir?

No lo sé...

Mª José Loureda dijo...

Lo cierto es que cualquier lugar es bueno para vivir, siempre que tengamos la suficiente personalidad para ser siempre nosotros mismos