viernes, 8 de enero de 2010

Compartiendo

Una rosa roja en un jarrón.
Un disco en la gramola del salón
Y en el suena una vez mas

Nuestra canción

Ecos del ayer en nuestra danza
recuerdos de otro AMOR
de otras usanzas

Y desequilibrada la balanza

En mi, todos los recuerdos
como recien vividos
En ti, todas las confusiones
rodeadas de olvidos

No sabremos vivir, lo ya vivido

La chimenea, el perro
los libros, la costura
la ventana, el paisaje

Todo en mi está presente

Pero en tu corazón ausente.
No puedes ver mas allá
y lo que estoy viviendo yo
forma parte de la eternidad

Y es tanta la pena, que me da
no poder mostrarte ese pasado
en que era tu adorada
y mi adorado, llevaba tu nombre

Carlos, María, AMOR de otro momento
de otra vida.

Pierda o gane la partida
aquí está mi corazón
depositado en el cuarto
como la rosa, en ese jarrón

Yo te amé sin condición.
Sin ver el paso del tiempo
no lamento el sentimiento
pero si la confusión

Pues quien pensabas hallar
no supo ser, quien es ella
perdida en la eternidad
metida en esa bañera

Que iban llenando con agua
junto a nuestra chimenea

2 comentarios:

Maria dijo...

pero si estabas aquiiii....me encanta como escribes y pienso seguirte por donde vayas...

Un bico.

Mª José Loureda dijo...

Mi agradecimiento por tu comentario María...lo cierto es que estoy viviendo una etapa especial y parte de esas vivencias se desparraman por mis poemas...
Biquiños